“Nunca me interesó una mariposa, creía que eran peligrosas, pero ahora sé que son inofensivas”, expresó Tomás Hernández, estudiante de grado 2° mientras el bus escolar se alejaba poco a poco de Andoke, el mariposario donde junto a sus compañeros interiorizó lo aprendido en la Unidad de indagación del PYP, “Cómo funciona el mundo?”

Con el propósito de conocer el ciclo de vida de las mariposas, los estudiantes de grado 2° conocieron sobre el fascinante proceso de metamorfosis.

“Pude tocar más de diez mariposas, me pareció maravillosa la aventura. Es muy interesante ver cómo crecen, cómo son los colores, cómo es la manera de cuidarlas”, comentó la estudiante María Antonia Ortiz.

Por medio de cuatro estaciones tuvieron la posibilidad de ver los huevos, tocar la larva, escuchar una charla acerca del cuidado que se debe tener y finalmente ingresar al mariposario, lugar donde en el que para muchos fue su primer encuentro cercano con las mariposas. 

“Esto fue una aventura, no solo un paseo común y corriente, yo nunca había tocado una mariposa que yo recuerde y nunca había visto una larva”, aseguró el estudiante Emmanuel Ferró.

El conocimiento que los niños se llevaron les permite realizar un contraste donde encuentran diferencias y similitudes con los ciclos de otros seres vivos. 

“En la Unidad de Indagación "¿Cómo funciona el mundo?", vamos a comparar en clase el ciclo de vida de la mariposa con diferentes ciclos de acuerdo también a las investigaciones que los niños harán. Después de la visita hay estudiantes que han expresado que ya quieren saber el ciclo de las plantas y de los renacuajos”, afirmó Ana Paula González, coordinadora de grado 2°

“A mi me pareció muy interesante porque pudimos aprender de la evolución de la mariposa, por ejemplo que la mariposa solo come en la planta que la dejaron y si no la dejaron en la planta correcta se alimenta de su misma especie pero más pequeña”, confesó Alejandro Restrepo. 

Síguenos