Abrir un locker, un acto que parece tan cotidiano para los estudiantes mayores de la sección de BACH, hoy simbolizó para los de grado sexto la entrada a una nueva etapa de sus vidas, llena de nuevos conocimientos, retos, y amigos. 

“Es un lugar que es sólo tuyo en todo Bachillerato. Por eso me sentí bien de tener un locker sólo para mí”, nos confesó Antonio, en medio de la alegría que le causa este nuevo año.

Adoptar un nuevo locker fue una de tantas actividades que formaron parte de la jornada de orientación que recibieron estos nuevos integrantes de BACH por parte de los profesores y equipo directivo de la sección.  

A través de una yincana, los estudiantes descubrieron cuáles serán las materias y los salones que harán parte de su vida diaria. La actividad consistió en dividir a los estudiantes en grupos para que encontraran por medio de pistas las diferentes aulas de clase. Esto les permitió hacer un reconocimiento dinámico por los salones de grado sexto y explorar junto a los profesores algunos de los temas que verán en este año. Entusiasmados, emprendieron la búsqueda de los salones de arte, ciencia, inglés, español, drama, música, y ciencias sociales.

“La yincana me pareció muy chévere y también es un buen ejercicio porque pensé que apenas entráramos a los salones, nos iban a dar un papel para preguntarnos qué es lo que sabes, pero no. Esto es una muy buena bienvenida para mí” explicó Tomás.

Entrar a grado sexto puede ser como cuando utilizas un par de zapatos por primera vez. Te incomodan mucho y quisieras volver a la comodidad de tus tenis viejos. Dar el primer paso puede ser extraño e incluso asustarnos, pero a medida que avanzas te das cuenta que aquellos zapatos viejos ya no los necesitas. Y que ahora puedes caminar tranquilo hacia ese nuevo destino.

¡Deseamos muchos éxitos a los nuevos integrantes de BACH!

 

Síguenos